martes, 2 de septiembre de 2014

Preguntas sobre el la Raza azul ruso



El azul ruso, ¿es realmente un gato cariñoso?

Definitivamente SÍ: el azul ruso es un gato muy dulce, tierno y cariñoso con toda su “familia”. Incluso en muchos casos, el azul ruso tiene tendencia a escoger un miembro “especial” con el que tiene una relación más estrecha y mayor facilidad para comunicarse.


Otra cosa son las visitas “extrañas”, con las que puede mostrarse esquivo y reservado. En mi casa, yo siempre recomiendo dos cosas a mis nuevas visitas: ignóralos y déjate oler/ inspeccionar… porque no dudes que al poco tiempo saldrán a investigarte. Si la inspección ha resultado satisfactoria, se dejarán acariciar aunque eso sí, sin “confianzas” (eso requiere, al menos, un par de visitas más…).


¿Necesitan una alimentación especial?


En absoluto. Tan sólo es necesario darles un buen pienso seco especial para gatos y tener agua fresca siempre disponible. Al escoger el pienso, seleccione una marca de calidad y una variedad adecuada a la edad de su gato (baby, junior, adulto, senior…). Piense que la alimentación es importante para asegurar la salud y longevidad de su gato.


Para facilitar su elección, tenga en cuenta que cualquier alimento equilibrado debe contener proteínas (de carne o pescado), taurina (un aminoácido esencial), agua y una cierta cantidad de vitaminas, minerales encimas y ácidos grasos. Es muy probable que cualquier otro tipo de componente añadido no sea necesario e incluso negativo; por ejemplo, los hidratos de carbono (arroz, harina, maíz, etc.).


Los azules rusos no son gatos glotones y no tienen tendencia a engordar, incluso si están neutralizados. Si por alguna circunstancia han comido demasiado, tienen tendencia a auto regularse mediante el vómito.

¿Es recomendable la neutralización de su gato?

Si, es la mejor solución para evitar problemas de convivencia (y abandono..) posteriores, como el marcaje urinario en los machos o el celo en las hembras, por no hablar de la reproducción indeseada de gatitos. Tenga en cuenta que este es un requisito normalmente indispensable para los gatos con pedigrí adquiridos para compañía.

La neutralización es una práctica cada vez más habitual entre los propietarios de gatos, sin duda, gracias a las enormes ventajas que reporta tanto al animal como a su dueño:
Se evita la reproducción indeseada.
Los gatos neutralizados no sienten la necesidad de marcharse de la casa por la época de celo, con la disminución de accidentes, pérdidas y el riesgo de contraer infecciones que esto conlleva (atropellamientos, peleas con gatos rivales…)
Los machos no marcan territorio (si se practica entre los 7-9 meses de edad) y las hembras no tienen celo, con lo que mejora la convivencia en la casa con sus dueños.
Las hembras reducen la posibilidad de sufrir cáncer de mama.
Tanto machos como hembras se vuelven menos agresivos, es decir, tienden a apaciguar su temperamento y mostrarse más cariñosos.
Tanto la castración (en gatos) como la esterilización (en gatas) es un procedimiento quirúrgico practicado siempre bajo anestesia general, por que no causan ningún dolor al animal.

Por otro lado, existen ciertas “creencias” negativas en cuanto a la neutralización que son del todo inciertas:
Los gatos NO sufren ninguna alteración psicológica por no haberse cruzado o reproducido nunca, puesto que no son conscientes de sus funciones hormonales.
La neutralización NO provoca que el animal se vuelva menos activo o engorde.

No hay comentarios:

Publicar un comentario